LAS MUJERES EN LA POLITICA

POR SAMUEL LEWIS GALINDO

Se le ha planteado a la opinión pública un proyecto de ley en la que se pide paridad en los puestos de elección a los hombres y las mujeres.  Anteriormente esta disposición establecía el 30% en la que obligaban a los partidos políticos a la postulación de mujeres, lo cual no pudo cumplirse por diversas razones.

Sin entrar a discutir la constitucionalidad del proyecto, voy a tratar el tema en forma sencilla y practica.  Debo declarar que no soy “machista”, ni nada parecido.  Quiero aclarar esto antes de entrar en el tema.

Las mujeres no necesitan decretos que les protejan sus derechos.  Ellas se imponen por su liderazgo y así lo han hecho muchas de ellas.  La historia nos tiene muchos casos en donde las mujeres se han destacado en las distintas actividades que han realizado.  Sin obligación de ninguna especie, sino solo por su talento y al esfuerzo las mujeres han superado a muchos hombres.  Así tenemos que la Dra. Ester Neira de Calvo, la legisladora Gumercinda Paéz, la educadora Sara Sotillo y las políticas Mireya Moscoso, Balbina Herrera y Mayín Correa, para mencionar solo unos pocos casos, donde distinguidas damas han sido exitosas.

Ellas les deben todo a sus méritos personales y no necesitaron de nada, es decir, de ninguna ley para lograrlo.  Cada cual se gana en los partidos su derecho sin que haya necesidad de tomar en cuenta su sexo, color o religión.  Solo cuentan su esfuerzo, dedicación y liderazgo.  Los partidos, por lo regular, no discriminan.  Buscan siempre a posibles ganadores.  Su fin es llegar al poder para lo cual buscan a las personas que más arraigo tienen en la comunidad.  También hay que tomar en cuenta que los partidos políticos en su afán por democratizarse han establecido las primarias de donde salen para los puestos de elección.

¿Cómo, me pregunto, quedaría este proyecto si por alguna razón no cuentan los partidos  con el número establecido de mujeres en las postulaciones.  Estarían entonces los partidos incumpliendo con la ley?    Como viene ocurriendo con el 30%.

Obligar a un partido a postular a unas mujeres para poder cumplir con la ley, lo llevaría posiblemente a tener un fracaso político grandísimo, si ellos por llenar un determinado porcentaje no cuentan con las cualidades que el elector busca.

La mujer ha demostrado siempre que es capaz, ordenada y muy trabajadora.  Se necesita, pues, buscar la manera de estimularlas para que se agiten más en la política.

  Octubre 4, 2010

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn