EL 11 DE OCTUBRE

POR SAMUEL LEWIS GALINDO

El 11 de octubre de 1968  los militares encabezados por Omar Torrijos y     Boris Martínez derrocaron al gobierno constitucional del Dr. Arnulfo Arias Madrid en un movimiento inicialmente sin derramamiento de sangre.  Anteriormente en nuestra historia política se habían dado “golpes de estado”, pero siempre los mismos eran disfrazados de constitucionales.  Lo que se dio el 11 de octubre fue una sorpresa para algunos, pero para otros el mismo era esperado como un “mal necesario” por los antecedentes  que se dieron a todo lo largo de la campaña política.  Esta se caracterizó por su violencia física y verbal.

Los candidatos fueron el Arquitecto David Samudio, liberal de muchos años y  un hombre con grandes meritos por sus logros principalmente como ministro de Hacienda y el Dr. Arnulfo Arias Madrid un líder indiscutible de un sector mayoritario del pueblo panameño.  La campaña se  caracterizó desde su inicio, por la violencia.  Esta fue de parte de todos los involucrados –gobiernistas y opositores.  La clase política permitió y participó activamente en la diatriba y en los insultos personales que se dieron.  No se respetó ninguna honra y la violencia física completó la pugna entre los partidarios de ambos candidatos.  Arnulfo Arias salió triunfador en los comicios  que se caracterizaron lamentablemente por la violencia.  Los partidarios del Dr. Arnulfo Arias lucharon con gran denuedo por que “se respetara el voto”.  No hay la menor duda de que mayoritariamente ese voto favoreció al líder panameñista.  El escrutinio de votos se llevó a cabo en la Cámara de comercio.  A pesar de las buenas intenciones de la Junta Nacional de Escrutinio, presidida por Octavio Tribaldos, ciudadano de sólida reputación y de indiscutible integridad, este recuento de votos, fue rodeado de muchos actos de violencia provocado por la pasión que mostraron los grupos en pugna.

El Dr. Arnulfo Arias pocos días antes de la toma de posesión escogió directamente a los miembros de la Cámara de Diputados y a los Concejales.  Fueron a escasas horas antes del 1º. de octubre cuando la ciudadanía pudo saber quienes habían sido “electos”.   Es decir, el Dr. Arnulfo Arias Madrid violentó la legitimidad de las urnas.  Esto decepcionó a muchos de sus simpatizantes que habían luchado a brazo torcido porque prevaleciera la “verdad del voto”.    Esta actitud y la actuación descomedida por la clase política permitieron  según muchos panameños el golpe del 11 de octubre.   El pueblo no se levantó a favor del Presidente derrocado y aceptó pasivamente, pero sin ninguna simpatía, el golpe militarista.  Torrijos posteriormente se constituyó en el Jefe Militar único y gobernó sin constitución por varios años.  Hizo algunas cosas buenas y otras malas.  Despertó grandes pasiones y no es oportuno que se haga todavía una evaluación justa de sus meritos y fracasos.  Tocará a los historiadores del  mañana escribir en forma objetiva sobre el legado de Torrijos.

Octubre 11, 2007.

 

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn